El Techo del mundo: Tibet

| 17 julio, 2012 | 0 Comments

El Tibet es la región más alta de la Tierra, con una media de altura de casi 5.000 metros sobre el nivel del mar, se extiende por la meseta norte del Himalaya, una cordillera cuya inmensidad no puede compararse ninguna otra del planeta, en uno de los enclaves más remotos. Llamado “el techo del mundo”, “la tierra de las nieves”, misterioso, espiritual, una tierra de tesoros y riquezas para occidente y con unos paisajes de una belleza majestuosa que no deja indiferente, con una gran diversidad cuajada de contrastes extremos y vivos colores.

En la actualidad, el Tibet es considerado una región autónoma de China, pero su situación es como poco inestable: en 1950 el Ejército Popular de Liberación chino invadió el Tíbet, anexionándolo a sus territorios y prohibiendo las prácticas religiosas. Hasta entonces el Tibet había permanecido en un cierto limbo político debido a su aislamiento, sobreviviendo en una estructura que apenas había evolucionado desde la época feudal basada en el poder de la figura del Dalai Lama; un levantamiento popular con final sangriento en 1959, ocasionó el exilio a la India de miles de tibetanos, incluido el decimocuarto Dalai Lama; desde entonces, los ojos del mundo se han vuelto a las recónditas tierras del Tibet y a su independencia.

La inestabilidad de la relación con China continúa y se ha manifestado periódicamente en medidas y acciones violentas, como la entrada de los guardias rojos en el Tibet en 1965, durante la Revolución Cultural, con graves daños al patrimonio cultural y religioso tibetano y el asesinato de varios monjes. En 1979 la libertad religiosa es restituida, vuelve el Dalai Lama y empieza la carrera por los apoyos internacionales, como la ONU.

Los Juegos Olimpicos de Beijing en 2008 supusieron el posicionamiento internacional en el conflicto Tibet-China: disturbios previos estuvieron a punto de causar la suspensión de las olimpiadas, y algunos países, como Francia tomaron la decisión de no asistir, pero también supuso que otros, como Japón, cuya religión mayoritaria es el budismo, apoyaran la cuestión religiosa tibetana. Hasta hoy, el problema de la independencia de China en Tibet sigue sin una solución.

Debido a todo esto, únicamente se puede entrar en Tibet con determinadas condiciones: sólo se puede entrar en grupos, con un guía chino y con un permiso especial, los billetes de avión sólo se pueden adquirir en Air China y no se permite su adquisición online, hay que presentar toda la documentación antes. Lo más sencillo si se quiere visitar el Tibet es hacerlo en un viaje organizado, lo cual facilita considerablemente los trámites. Según el gobierno chino, esta medida se ha tomado para proteger las tradiciones étnicas únicas, el patrimonio cultural y el equilibrio medioambiental que existen en el Tíbet, así como por la limitación de infraestructuras turísticas y de tráfico.

La capital del Tibet es Lhasa, la segunda ciudad más alta de Asia, con 250.000 habitantes, que está situada en una meseta rodeada de montañas. Se le considera un centro sagrado para el budismo, en ella residen los lamas y se encuentran algunos de los monasterios y palacios más espectaculares, incluidos en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Marga G.-Chas Ocaña

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Etnias y Religiones, Paisajes Impresionantes, Tibet

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *