Beijing, la ciudad del farolillo rojo

| 23 agosto, 2012 | 0 Comments

Beijing, la antigua Pekín es una populosa ciudad que se desarrolla a una velocidad de vértigo y cuya característica principal es la mezcla de modernidad y tradición, con un cierto aire caótico. Como capital de la República Popular China, es el centro neurálgico tanto política como culturalmente; ha sufrido transformaciones y reestructuraciones tanto por efecto de las guerras como por el propio proceso de industrialización; su constante crecimiento ha hecho prosperar el sector inmobiliario, y la revolución la ha convertido en el escaparate conmemorativo de sus logros.

Es una ciudad de grandes contrastes, en la que encontramos modernos rascacielos junto a pequeñas casas tradicionales, y templos que son tanto lugares de culto religioso como objetivos turísticos y apacibles parques se rodean de caóticas calles congestionadas de tráfico. Pocas ciudades tienen un pasado tan de leyenda como Beijing, con sus historias de emperadores y sus grandes y lujosos palacios y la Ciudad Prohibida, el gran palacio imperial es sin duda uno de los principales objetivos turísticos.

Beijing lucha por mantener sus tradiciones, pero es una ciudad en constante cambio, de las antiguas murallas que la rodeaban, sólo quedan dos de sus puertas, que hoy en día son todo un símbolo, Tiananmen y Qianmen, situadas a cada lado de la Plaza de Tiananmen, la plaza en la que se encuentra la sede del Parlamento de China, el Gran Salón del Pueblo, el Mausoleo de Mao Zedong y el Monumento de los Héroes del Pueblo, una enorme plaza, la más grande del mundo,  que es una parada obligada para el turista.

Y otra de las visitas ineludibles en una estancia en Beijing es la Gran Muralla China, una de las Siete Maravillas del Mundo, cuya envergadura la hace visible desde el espacio y que tiene su punto de partida a las afueras de la ciudad, en Badaling, aunque al noreste de la ciudad, en Mutianyu, hay otra sección del monumento con espectaculares vistas.

Pero en Beijing hay muchos más lugares que ver, además de sus barrios modernos y sus fiestas con farolillos rojos, hay otros espacios que suenan a leyenda, como el Antiguo Observatorio, fundado por por Kublai Khan y que hoy en día es un museo con piezas de antiguas dinastías, o el zoo, el único en el que se pueden ver pandas gigantes, o el puente de Marco Polo…

Y también hay un Beijing contemporáneo, como el barrio de 798 Factory, un barrio moderno y artístico que condensa galerías de arte, espacios culturales y ambiente creativo o Sanlitun, la zona más chic de ocio, con restaurantes de todas las nacionalidades y tiendas super exclusivas de firmas de moda o al oeste, la Calle Financiera y el elegante Seasons Place Mall y si se quiere conocer lo más fashion de Beijing, en el mismo centro está Nanluoguxiang, donde se da cita el colmo de la vanguardia china.

Marga G.-Chas Ocaña

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Beijing, Ciudades de China, Lugares a visitar

About the Author ()

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *